Yellow Brick Road (o de cómo hemos aprendido de la paz desde un país que ha conocido mucho la guerra)

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”, esta frase de Eduardo Galeano podría describir aquello más esencial de lo que hemos discutido, reflexionado y aprendido el pasado mes de abril (del 11 al 20 de abril) en el trainingcourse “Yellow Brick Road” a Vlasenica (Bosnia). Este curso consistía en la segunda fase del programa “Peacebuilding frameworkcompatence in youthwork and NFE in Europe”.

En el curso Yellow Brick Road hemos reflexionado y desarrollado competencias en torno a la construcción de la paz. Hemos entendido, trabajado en torno en conceptos específicos y su utilización. Nos hemos preguntado “¿Qué es realmente la paz?”. A la vez que también hemos explorado las contradicciones que nos puede traer definir estos conceptos, encallándonos con preguntas como: «¿Todos los conflictos son negativos por esencia?» o «¿Un territorio sin disturbios quiere decir que vive en paz o quizás vive una represión tan fuerte que el miedo no permite visibilizar el malestar en forma de conflicto?». Y finalmente, ¿cuál es el granito de arena que nosotros podemos aportar en todo esto? La frase del Galeano que empieza el artículo es seguramente la respuesta.

En Bosnia, y en este curso, ¡hemos encontrado la fuerza para sacar adelante estas acciones-granitos de arena!

Todo esto lo he hecho siguiendo la metodología de la educación no formal. Trabajando en pequeño grupo, no dando verdades por absolutas, aprendiendo todas de todas y sobre todo remarcando la importancia del no-juicio y la empatía los unos con los otros.

Esta experiencia tan bonita y enriquecedora ha podido ser gracias a la organización que se ha encargado de idear y llevar a cabo este programa que es el SEEYN. Una organización que engloba países de la antigua Yugoslavia y que llevan muchos años trabajando en la línea de la construcción de la paz puesto que es una temática que afecta directamente su territorio, los Balcanes. A los trainers, ¡muchas gracias para crear esta formación y dejárnosla vivir!

También dar las gracias al resto de participantes de Chipre, Grecia, Macedonia, Albania, Croacia, Polonia e Italia. De vosotros también hemos aprendido mucho y ha sido un verdadero placer compartir estos días.

…y si tenemos que señalar una receta de cuál es el primer paso para conseguir la paz, quizás podríamos citar una frase que salió al final de una sesión.

«How to make peace?

Get angry at injustice!»

Zuhair y Mar