We Are All Storytellers

Hola,

Somos Yvette y Xènia y queremos compartir brevemente nuestra experiencia en el formación “We Are All Storytellers” llevado a cabo en Petrohan, Bulgaria del 10 al 18 de junio de 2022.

Durante esta formación coincidimos con participantes de Portugal, Polonia, Turquía, Suecia, Italia, Túnez, Líbano, Bulgaria, Rumania y Croacia. Tuvimos la oportunidad de presentarles la cultura, historia y comida entre otras cosas, de nuestro país en una noche cultural, así como ellos nos lo presentaron a nosotras. En cada noche cultural incluía a  unos dos o tres países y cada uno decidía si quería hacer una presentación de diapositivas y explicar sobre su país de origen, un ‘kahoot’ para ponernos a prueba a ver cuánto sabíamos del propio o ambas opciones. Éstas noches acababan con un festín de comida y bebida típica del propio país que cada uno habíamos traído de allí. 

Durante el día realizamos talleres sobre cómo construir historias sobre diferentes temáticas, utilizando nuestra imaginación y construyendo relatos sobre prácticamente cualquier cosa utilizando diferentes metodologías que nos enseñaron. Nos enseñaron que hasta del detalle más simple se puede crear una historia digna de contar. Los responsables de este «training course», Julia y Animar, se encargaron de hacer estas actividades lo más dinámicas posibles y pese a que si, redactamos historias y había que escribir y pensar, también hacíamos otras actividades de lo más variopintas que aportaban a nuestro conocimiento y mejoraban nuestra habilidad de contar historias y comunicación. 

Nos hospedamos en una casa llamada ‘Casa creativa’ en una pequeña villa a unos 65 kilómetros de Sofía, Petrohan. Gracias a que la casa estaba situada en lo alto de las montañas, a unas dos horas en coche de Sofía, pudimos dejar de lado la presión y el estrés de las grandes ciudades, teniendo en cuenta que lo único que teníamos cerca era una pequeña tienda donde vendían cuatro cosas de comida. Asimismo, está localización resultó especialmente interesante para los más deportistas quienes disfrutaban de uno o varios paseos explorando y recorriendo los bosques de los alrededores.

Por último, mencionar también que tuvimos la oportunidad de conocer Sofía, la capital de Bulgaria, donde fuimos a poder pasar todo un dia. En este día algunos optaron por realizar un “free tour” de la misma ciudad descubriendo sus principales atractivos. Este día de visita nos permitió conocer más a fondo el gran atractivo de la ciudad y del país, su cultura, su comida (como la típica sopa fría de allí llamada Tarator), su idioma, su historia y mucho más. 

En definitiva, formar parte de este proyecto ha sido una gran oportunidad tanto en el ámbito profesional y académico como para conocer un gran país del cual poco se habla. Por una parte adquirimos variedad de conocimientos sobre cómo escribir y explicar historias, ya que muchos sabemos cómo escribir pero no como explicar. Y por otra parte conocimos gran variedad de gente, no solamente de Bulgária con quién pudimos compartir historias y nos dimos cuenta que, pese a que algo no parezca digno de contar o parezca demasiado simple y aburrido siempre hay quien lo vaya a encontrar de lo más interesante y vaya a escucharte y a prestar toda su atención.