Una ¨historia¨de identidades múltiples: un paso adelante

Me llamo Rebecca y soy ucraniana de nacimiento, armenia de nacionalidad, polaca y francesa de estudios. También he trabajado con organizaciones prospectivas en Armenia – Centro de Iniciativas Juveniles, Barcelona – Fundació Catalunya Voluntaria y en La Haya – Red Unida de Jóvenes Constructores de Paz. Por lo tanto, se vuelve obvio que mi mentalidad y filosofía de vida se han formado predominantemente fuera de la mentalidad convencional de la sociedad armenia y mi comprensión de las culturas sociales contemporáneas ha abrazado valores más universales.

Soy una defensora de la paz y el fortalecimiento de los jóvenes porque creo que los jóvenes tienen el potencial de estar a la altura de sus expectativas y contribuir a la construcción de un mundo justo y pacífico. En 2015, para llenar mis aspiraciones y superando los desafíos de la burocracia, me embarqué en una experiencia de servicio voluntario en la Fundacio Catalunya Voluntària en el proyecto: «Voces por la paz».  El proyecto voluntario fue a la vez enriquecedor y desafiante, y los momentos en que me animaron a ampliar mis límites me han allanado un camino profesional único.

Un mes antes de que terminara mi servicio voluntario, recibí una respuesta positiva de una institución de estudios bilingüe prestigiosa: el College of Europe con sede en Varsovia, Polonia, para realizar estudios europeos de posgrado por un año con una beca totalmente cubierta. Recuerdo haber celebrado mi «pequeña victoria» con gran alegría y una afirmación. La vida es maravillosa.

Al graduarme con éxito del Colegio de Europa, me resistí a volver a Armenia, ya que mi «voz interior» pedía otro desafío y experiencia. A mediados de julio de 2017, recibí repentinamente una llamada del Consejo de Europa, una organización internacional intergubernamental con sede en Estrasburgo, Francia, que me informa sobre la oferta de prácticas profesionales. Ese fue otro de mis sueños: trabajar en el campo de la diplomacia y las relaciones internacionales, porque la diplomacia siempre ha sido mi «pasión» y abarca la idea de la paz y las negociaciones como el principal medio designado para resolver desacuerdos y conflictos.

Un período de prácticas de 5 meses me permitió establecer conexiones y contactos y aprender sobre la posibilidad de completar el ciclo de mis estudios de maestría en Sciences Po – Institute of Political Studies. En el momento de escribir esto, estoy experimentando la vida estudiantil en Estrasburgo, Francia.

Además, con el apoyo que recibí en Armenia y España, he presentado una solicitud para Representante del Grupo Directivo Internacional para Europa en la red mundial de organizaciones de jóvenes para la consolidación de la paz (con sede en La Haya y en la Red de Jóvenes Constructores de Paz de los Estados Unidos) y he sido elegida para el cargo para los próximos dos años. Por lo tanto, estoy aún más feliz de tener la oportunidad de impulsar la agenda de la juventud y la paz al mismo tiempo que nos acercamos a los jóvenes e involucramos a partes interesadas importantes.

Al final, creo que esto no habría sido posible si no hubiera conocido a gente maravillosa en mi camino, si no hubiera recibido su apoyo y orientación, si no me hubieran hecho creer en mi propio poder y mis sueños. Esto no hubiera sido posible si no reconociera y celebrase las múltiples identidades, los valores y principios universales que están en mi entorno y en mi entorno.