Los primeros 7 meses de mi proyecto

El 1 de abril de 2017 empecé mi proyecto de Servicio Voluntario Europeo-SVE en Barcelona, en la Fundació Catalunya Voluntària.El proyecto, titulado ‘Voluntariado por la Paz’, está dedicado a los temas de educación para la paz, construcción de paz y transformación de conflictos. Mis tareas principales han sido aportar mis intereses, experiencia y formación en las estrategias de comunicación y de secretariado de la red ‘Peace Bag EuroMed Youth”, red informal de entidades juveniles de diversos países del mediterráneo, por un lado, y organizando actividades y facilitando talleres, en los que pude interactuar con gente de la ciudad, por otro lado.

Desde hace mucho tiempo tengo interés en mejorar mis competencias acerca de los temas de paz interior, yoga, meditación y conciencia y mi SVE está siendo una buena oportunidad para consolidar mis conocimientos sobre estos temas y para entender su relación con otros aspectos de mi proyecto y de mis relaciones sociales.

Del 16 al 20   de octubre participé en el encuentro de evaluación intermedia que tuvo lugar en Mollina, Málaga, cuidadosamente preparado para que los participantes pensáramos y reflexionáramos sobre nuestras experiencias. Estar en un sitio bastante aislado me ayudó a descubrir el poder del silencio y para darme cuenta de que los talleres fueron una de mis mejores experiencias. He organizado 4 talleres sobre la capacidad de atención plena- Mindfulness, utilizando técnicas de yoga y de meditación como herramientas para alcanzar cierto estado de ánimo que ayuda a las personas a vivir en el presente, al considera que todo cambio comienza dentro de cada persona y que, a partir de ahí, puede extenderse a toda la sociedad.

Durante los talleres tuve la oportunidad de interactuar con 13 personas, quienes estaban satisfechas y decidieron aplicar lo aprendido en su vida diaria. Los comentarios que recibí fueron suficientes para plantearme seguir organizando estos talleres y, de ésta manera, llegar a más personas. Y así fue: una escuela de Badalona me ha invitado a hacer estos talleres con un grupo de maestros, de entre 25 y 60 años, lo que confío va a crear un impacto tan grande que permita una buena cooperación entre ambas organizaciones y que, incluso, más escuelas quieran realizar los talleres.

Cuando miro hacia atrás, veo muchas cosas más de las que hablar. Pero, resumiendo, en mi proyecto he visto la importancia de trabajar juntos y de pensar a lo grande. Tengo mucha motivación e ideas esperanzadoras para el resto de mi proyecto y me alegro de haber comprendido mi potencial para ser parte del cambio que quiero ver en el mundo.

Asmin.