La Paz también es una elección individual

Entre el 30 de marzo y 7 de abril participamos en el curso de formación «Youth Lead Peacebuilding Initiatives» en el pequeñísimo pueblo de Misaktsieli, en Georgia. Organizado por la fundación polaca “Fundacja Bratniak” y coordinado por la organización georgiana “Academy for Peace and Development”, nos sumergió durante ocho días en el apasionante mundo de la construcción de Paz y la resolución de conflictos.

Foto Geòrgia 2Junto con veintidós dos participantes provenientes de países como Albania, Polonia, Italia, Azerbaiyán, Ucrania, Armenia, Georgia, Letonia o Moldavia, compartimos nuestras experiencias en el campo de la construcción de Paz, aprendimos unos de otros y mantuvimos un diálogo siempre constructivo, de cara al futuro y nuestro rol en el mismo.

Durante estos ocho días, pudimos obtener otras perspectivas y puntos de vista en temas como el territorio, la nación, la lengua y la religión, que abrir nuestras mentes a otras realidades.

Más allá del intenso curso, tuvimos tiempo para visitar pueblos cercanos. El pueblo donde nos alojamos, Misakstieli, Foto article 2se encuentra cerca de importantes y turísticas ciudades como la impronunciable Mtskheta o la capital de Georgia, Tbilisi. Así, pudimos visitarlas, perdernos por sus calles y obtener algo de la esencia de la cultura georgiana, contagiándonos de su cercanía y amabilidad.

Este ha sido un viaje entre lo soviético y el islam, entre la alegría y la tristeza, entre la luz y la sombra. Un viaje por lo desconocido que nos ha unido y nos ha hecho aprender que la palabra hogar tiene menos que ver con un trozo de tierra que con un trozo de alma. Ocho intensos días en los que hemos entendido que casa se reduce a todo lo que llevamos dentro de nosotros mismos y que de donde estamos es menos importante que dónde vamos.

Foto Geòrgia 3Las dos llevamos mucho tiempo trabajando con el gran rompecabezas de tres letras llamado P-A-Z y sabemos que es una palabra compleja. Hacerla realidad es un trabajo duro, un compromiso con la justicia, la acción, la responsabilidad y la no violencia, pero en Georgia hemos tomado más conciencia de nuestro papel en este ámbito, ya que esta experiencia nos han hecho recordar y sentir que los jóvenes tenemos la fuerza necesaria para actuar sin esperar a que lo haga otro, hacer de la Paz una elección individual y tomar medidas para recuperar su verdadero significado.

Ana y Manuela.