LA PASIÓN QUE ENCONTRÉ EN BARCELONA

Un día, mientras estaba en Barcelona, escuché por parte de unos amigos que antes de la pandemia a menudo iban a bailar Forró, un baile brasileño similar a la salsa. Quería intentarlo, así que después de presionarlos amablemente, decidieron llevarme a una fiesta de Forró.

Era septiembre, alrededor de las siete de la tarde, el sol estaba a punto de ponerse con sus colores dorados repartidos por el hermoso Parc de la Ciutadella. Subí las escaleras que conducían al edificio de la fuente y empecé a escuchar una música brasileña, que me dio ganas de bailar. Pronto vi a gente bailando en pareja. Sus cuerpos estaban enredados entre sí. Se veían giros, pasos, faldas dando vueltas, cuerpos muy pegados, sonrisas, risas, hombres pidiendo bailar a mujeres, mujeres pidiendo bailar a hombres. Después de cada baile las parejas se abrazaban, se decían “obrigado / a” y luego buscaban a otra persona con quien bailar. El edificio del Parc de la Ciutadella es sumamente pintoresco: rodeado por un jardín verde, un lago con patos, la fuente y los dragones alados, Venus, y el resto de las esculturas de mármol y de metal, arcos y columnas y, por supuesto, las imponentes escaleras que conducen al pequeño podio donde se encontraba la gente estaba bailando.

Mis amigos encontraron pareja y empezaron a bailar. Alguien me pidió que bailara. Le dije que no sabía cómo bailar, pero insistió. Por suerte, mis amigos me habían enseñado los pasos básicos, así que no estaba completamente perdida. Mi pareja estaba tratando de guiarme y hacerme girar y, después de un rato, me dejó libre. Dejé de preocuparme por mis pasos, entendí que no hay errores y que solo necesitas conectarte con la persona con la que estás bailando, dejarte llevar y lo más importante DISFRUTAR. Después de unos minutos, sentí la misma felicidad que ellos. Sonreí de la misma manera y aún más. Era la primera vez que giraba y bailaba siguiendo unos pasos específicos. Mis amigos también estaban bailando cerca de mí o conmigo. El tiempo pasaba muy rápido. Estuve bailando tres horas sin cansarme. Estaba emocionada.

De repente me di cuenta de que llegaba la noche. Miré al cielo. Por supuesto, tenía que haber luna llena para que ese día se pareciera más a un cuento de hadas. El lugar se ve aún más magnífico en una noche de luna llena. Bailamos bajo la luz de la luna plateada hasta que la música se detuvo.

Pronto me fui. Estaba bajando las enormes escaleras, observando la fuente y las brillantes franjas blancas que la luna estaba creando en el lago. No me estaba creyendo lo que acababa de experimentar. Estaba sintiendo una satisfacción y una extraña sensación de felicidad. Al azar, aquí en Barcelona había encontrado algo que me hacía sentir más que emocionada.

Desde ese día voy a las fiestas de Forró con mis amigos al menos una vez a la semana y lo pasamos genial. Estoy mejorando y lo disfruto aún más, incluso cuando no estamos en lo alto de la fuente del Parc de la Ciutadella. Seguro que lo echaré de menos cuando vuelva a Grecia.

Ioanna