De todas las aventuras se aprende

De todas las aventuras se aprende, pero aún más de las precipitadas; de aquellas que nos permitimos sin saber nada más, que despertarán algo en nuestro interior.

La semana del 7 al 15 de marzo, Fátima, la Ghizlan, Enric, Joan y Ainhoa ​​nos atrevimos a desafiar nuestros límites y, gracias a la Fundación Catalunya Voluntaria, nos adentramos en el programa ‘Inside out’, que tendría lugar en Lettele (Overijssel, Holanda). ¿Y eso en qué consistía?

Bueno, se trataba de un Training Course organizado y dirigido por The Youth Company que tenía la finalidad de trabajar con un equipo de educadores de la juventud (Youth Workers) de diferentes contextos culturales y ofrecernos un espacio de intercambio de experiencias y conocimientos teórico-prácticos.

«A través de unas dinámicas participativas y realmente productivas adquirimos nuevos conceptos en donde se trabajaron con diversos temas relacionados con la identidad, los valores y la ética de nuestra sociedad». El curso tenía unos objetivos muy definidos, lo que facilitó que el desarrollo de la programación fuera gradual, pero directo.

A Grosso modo, podríamos considerar que constó de cuatro partes – acompañadas de previas y posteriores reflexiones -: el teambuilding, la contextualización teórica de los diferentes métodos para trabajar con jóvenes, la aplicación de los conocimientos mediante la preparación de una actividad en equipo y, finalmente, el planteamiento de los futuros intercambios que tendrán lugar próximamente en Lituania.

Pero lo cierto es que de esta semana tan intensa no sólo valoramos la formación, sino que para hacer un balance íntegro también hay que hacer alusión a la convivencia. «Compartir espacios de aprendizaje con otras personas siempre es una experiencia enriquecedora, y si tienes la oportunidad de compartirla con personas de orígenes y culturas diversas, aunque puede ser muy enriquecedora».

Afortunadamente, «todo fluyó a la perfección: el lugar, la comida, las formadoras… Ver como gente muy diferente, pero a la vez tan parecida, se abría y daba lo mejor de sí fue precioso». Aunque todo el mundo sabe a ciencia cierta que no es fácil convivir en un espacio común las veinticuatro horas del día durante una semana cuando no estamos acostumbrados a ello.

Tuvimos la gran suerte de formar parte de un equipo que llevaba por bandera el respeto y la solidaridad. Y es que llega un momento en que sin darte cuenta te deshaces de los prejuicios, de la idea de que será demasiado duro cenar a las siete y media; irse a dormir rodeado de diecisiete personas más; ducharse al mismo tiempo que otra persona … y, agradecido y consciente, creas un espacio conceptual para la merienda-cena, las fiestas en compañía y el intercambio de cotilleos a medianoche, las conversaciones profundas entre el vapor de las duchas…

En definitiva, todo queda reducido a «un aprendizaje social construido entre todos y sobre todo lo que somos y que nos define», una habilidad directamente relacionada con la tolerancia y la empatía.

«Después de haber vivido muchas aventuras y haber conocido gente genial de todo el mundo, la semana que pasé en Los Países Bajos, posiblemente haya sido una de las mejores semanas de mi vida. Fue una semana de introspección, de lágrimas y muchas sonrisas «Es evidente que la experiencia Inside Out ha sido una oportunidad para crecer personal y profesionalmente. Los participantes de Cataluña estamos de acuerdo que no nos dejó indiferentes en ninguno de los sentidos; que marcó un antes y un después en nuestras vidas, tanto para aquellos que nunca habíamos participado en un proyecto similar (“Valoro muy positivamente haber podido formar parte de un proyecto europeo de este tipo.

Es muy enriquecedor conocer gente de países diferentes, otras culturas, formas de trabajar, entender y ver las cosas. Además, la lengua de trabajo utilizada fue el inglés, ¡así que he podido practicarlo y mejorarlo mucho! «) como para las personas que anteriormente ya habíamos viajado con los programas Erasmus + (“una oportunidad que debería ser imprescindible para todas aquellas personas que quieren trabajar en espacios sociales y todas aquellas personas que son conscientes de que compartir es aprender para enriquecer.

Sin duda, para mí la diversidad es una riqueza que no se puede contabilizar, es un recurso inherente a las personas y poder crear estos tipos de espacio de aprendizaje mutuo en el mundo globalizado que nos caracteriza es esencial para dotarnos de nuevos enfoques y aprender de esta diversidad de culturas, de pensamientos, de vivencias, de experiencias que nos hacen crecer y, sobre todo, si las explotamos compartiéndolas»).

Como hemos mencionado anteriormente, todavía nos quedan dos fases: los intercambios (Youth Exchanges) y la evaluación final. A pesar de la actual crisis sanitaria del momento, estamos motivados para seguir adelante con nuestros equipos.

«Nunca me había sentido tan cómodo de compartir y abrirme a desconocidos. Desconocidos que ahora echo mucho de menos. Gracias ‘Fundació Catalunya Voluntària’ y ‘Youth Company’, y gracias a todas aquellas personas que lo han hecho posible. Estamos seguros de que aquí nacerá algo importante.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies