ESC en Barcelona – Edición Covid

¿Ha oído hablar alguna vez de los proyectos del Cuerpo Europeo de Solidaridad -CES? O tal vez .. ¿alguna vez ha pensado en convertirse en voluntario del CES? ¡Probablemente sí! Es una oportunidad increíble para adquirir nuevas experiencias, conocer gente de mente abierta, aprender idiomas, vivir en el extranjero y conocer muchos lugares nuevos. Además, esta oportunidad genera conciencia cultural, autoconfianza, creatividad, capacidad para tomar acciones y generar un impacto social.

¡Claro que sí!

Mi proyecto parecía un cuento de hadas: España soleada, Barcelona maravillosa, playas increíbles, montañas, una oficina casi en el centro de la ciudad, fiesta, fiesta, fiesta y… covid-19. Claro que sí. ¿Cómo sobreviví durante el aislamiento social y no me volví loca? ¿Existe la posibilidad de continuar con las actividades durante un confinamiento? ¿Cómo mantenerse positiva (no covid positivo) y aprovechar al máximo esta oportunidad? A continuación, os propongo algunas ideas.

El comienzo fue difícil, como para todos. Hubo información en los medios sobre los primeros casos, hubo primeros rumores sobre cierres de fronteras, pero esas cosas no son posibles. Tales cosas solo en las películas. Un día visité Girona, al siguiente no podía salir de casa. Tan lejos de casa y de la familia, sola en un país extranjero donde los hoteles se estaban convirtiendo en hospitales porque no había suficientes lugares para los enfermos. Después de una semana de pánico generalizado y comprobando si tenía dificultad para respirar, tos o fiebre, llegó el momento de actuar de forma racional.

Mis tareas se basaban principalmente en el diseño gráfico, por lo que podía continuar fácilmente mi trabajo de forma remota. Además de las tareas que hice como parte de mi voluntariado, decidí no perder el tiempo y desarrollar mis habilidades (claro, sin exagerar, el tiempo para Netflix y solo la pereza también era importante). De vez en cuando hacía yoga en mi azotea, pintaba un poco, finalmente encontré tiempo para ponerme al día con la lectura y aprender español.

Después de dos largos meses, llegó el día en que pudimos salir de casa a dar un paseo. Día tras día, semana tras semana, el gobierno catalán suspendió nuevas restricciones y volvimos a la normalidad. Finalmente, pude volver a hacer deporte al aire libre, encontrarme con mis amigos, viajar por España. Pero ese tiempo no duró mucho, ¡solo tres semanas de “normalidad”! Desafortunadamente, el número de casos nuevos de covid-19 ha comenzado a aumentar nuevamente, y sigue haciéndolo.

Hoy en día tenemos que ser flexibles e intentar trabajar y vivir una vida normal. Además de muchas restricciones, tuve la posibilidad de caminar mucho en Barcelona, ​​visitar museos, participar en entrenamientos de boxeo al aire libre, ir a la playa de vez en cuando.

Un año en Barcelona y siento que no es suficiente. La pandemia definitivamente ha tenido un impacto negativo en mi CES en España, pero en lugar de preguntarse y preocuparse, es mejor apreciar lo que se tiene. Tales proyectos, incluso en tiempos de pandemia, nos enseñan mucho, especialmente sobre nosotros mismos. J

Kasia.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies