Encuentra tu motivación

¿Cómo encontrar la motivación? Donde quiera que estés solicitando un trabajo, unas prácticas o un voluntariado, siempre es crucial identificar tus necesidades y la motivación real. ¿Por qué quieres postularte para este puesto en particular? ¿Qué es lo que te motiva? ¿Tiene las habilidades y competencias necesarias para trabajar en este puesto? Si te tomas un tiempo para pensarlo, puede ser el paso más importante en tu trayectoria profesional (y tal vez no solo eso).

Antes de decidir postularte para un nuevo trabajo o cambiar tu trayectoria profesional, es importante tomarte un tiempo para pensar primero en la motivación. Cada persona es diferente y está impulsada por diferentes cosas. Pero podemos identificar los motivadores generales de los empleados. Entre ellos están:

1. Trabajo desafiante

El trabajo desafiante puede ser un gran motivador, ya que puede mantener a los empleados comprometidos e interesados ​​en su función. Para muchas personas, tener que superar algún nivel de dificultad en su trabajo es mucho más preferible que el aburrimiento de un trabajo fácil, sin desafíos y sin una perspectiva de autodesarrollo.

2. Reconocimiento

El reconocimiento ayuda a los empleados a ver que su empresa u organización los valora a ellos y a sus contribuciones al éxito de su equipo y de la empresa en general. Esto es particularmente clave cuando las organizaciones crecen o cambian. Ayuda a los empleados a desarrollar un sentido de seguridad en su valor para la empresa, motivándolos a continuar con un gran trabajo.

3. Participación de los empleados

La participación de los empleados está creando un entorno en el que las personas tienen un impacto en las decisiones y acciones que afectan sus trabajos. El concepto también se conoce como participación de los empleados y gestión participativa.

4. Seguridad laboral

La seguridad laboral es la probabilidad de que una persona mantenga su trabajo; un trabajo con un alto nivel de seguridad es tal que una persona con el trabajo tendría una muy pequeña posibilidad de perderlo.

5. Compensación

La compensación es el total de pagos en efectivo y no en efectivo que recibe un empleado a cambio del trabajo que realiza para el negocio.

Antes de postularte para un puesto en particular, es bueno encontrar tu motivación y pensar si la empresa o organización a la que te estás postulando cumplirá con tus expectativas.

El siguiente paso es analizar tus fortalezas y debilidades personales y también identificar oportunidades y amenazas en el mercado laboral. Las fortalezas son las cosas que se te dan mejor que a los demás y las cosas que te impulsan en el negocio. Las debilidades son las cosas que podrías mejorar y el tipo de prácticas que debes evitar. Esos son tus «poderes» internos o «puntos débiles».

Pero el mercado laboral también tiene oportunidades y amenazas que no dependen de una persona individual. Antes de elegir el futuro puesto, el perfil de la empresa, conviene analizar también esos factores externos. La herramienta útil para hacer eso es el análisis DAFO, que puede ayudarte a visualizar todas esas cosas y de alguna manera, a prepararte para el futuro. Para encontrar la motivación puedes leer más sobre el análisis DAFO aquí. Si estás interesad en postularte para proyectos o un trabajo, y deseas obtener más información sobre el análisis DAFO y cómo preparar un CV y ​​una carta de motivación, puedes apuntarte a nuestro taller «CV y carta de presentación para proyectos de voluntariado europeu – ESC».