El olor a castañas

¡Ya ha pasado un año! He sido voluntaria del Cuerpo Europeo de Solidaridad durante 12 meses y mi proyecto está llegando a su fin. ¿Cómo fue? ¿Qué pasó durante estos meses? Déjame invitarte a unirte a mí en este viaje sentimental …

Recuerdo mi llegada a Barcelona hace un año. Vine sola en avión hasta El Prat – Aeropuerto de Barcelona, ​​cogí el autobús número 46 desde el aeropuerto y fui directamente a mi futuro piso con un equipaje enorme. Estaba emocionada y asustada al mismo tiempo. Dejé atrás a mis amigos, familia, piso, a mi querido perro… pero estaba en un momento de profunda necesidad de cambio. Sentí que necesitaba descubrir no solo otro país o gente nueva, sino que necesitaba descubrirme a mí misma.

La primera persona que conocí fue Iván, mi compañero de piso. Él estaba corriendo desde el centro de la ciudad para quedar conmigo, así que estaba un poco nervioso, pero fue muy acogedor. Me ayudó a llevar la pesada mochila al tercer piso (ya que no tenemos ascensor en nuestro edificio del siglo XIX). Cenamos juntos y conocí a mi otro compañero de piso. La primera conversación que tuvimos estuvo llena de curiosidad, sentí que ellos querían conocerme igual que yo quería conocerlos a ellos.

Ya al ​​día siguiente conocí al equipo de la Fundació, mis futuros compañeros de trabajo y a mi mentor, Marc. Durante las primeras semanas estuve descubriendo la ciudad y conociendo gente. Era otoño, hacía un poco de frío, con olor a castañas en el aire, soleado y ventoso a la vez. El otoño en Barcelona es una estación encantadora, es un momento en el que toda la naturaleza puede descansar del caluroso y seco verano. Y aunque el día es cada vez más corto, uno puede sentir que es un momento de ganar energía, por la naturaleza, pero también por la ciudad y sus habitantes.

A este primer período de mi proyecto lo llamaría «descubrimiento». Quería aprender lo máximo que pudiera sobre la ciudad, el idioma, las actividades, mi Fundació. Estaba muy motivada y ocupada.

Más tarde, cuando llegó el invierno, ya estaba instalada en mi piso y establecí relaciones con personas locales. Pero fue en época de pandemia. Los bares cerraban temprano, los gimnasios estaban cerrados casi todo el tiempo, no podíamos viajar fuera de Barcelona y cada día había más casos de COVID. Ahora, cuando lo pienso, la temporada otoño-invierno fue un momento extraño. Nos obligaban a quedarnos en casa, a pasar tiempo en un grupo reducido de personas, a tener cuidado con nuestra salud, era un momento de miedo y de concentración en el trabajo.

Realmente no recuerdo ahora cuando todas las restricciones comenzaron a reducirse en España. Pero en mi mente, fue con la llegada de la primavera. La primavera trajo no solo el sol, el calor, sino también el comienzo de otro período, lleno de alegría, nuevas amistades y, más tarde, fiestas de verano, viajes y viajes. La primavera y el verano fueron la definición de disfrutar del proyecto y tener experiencias extraordinarias. Empecé a ser amiga de mis compañeros del curso de idiomas: el grupo turco-griego. Nos reuníamos cada dos días, conociéndonos y planificando actividades. Casi todos los fines de semana íbamos a la playa. Asiduamente, nos reuníamos para tomar una cerveza o cenar. Fuimos juntos de vacaciones a Tenerife.

En mayo, dos voluntarias más vinieron a FCV para realizar sus proyectos de voluntariado: Ioanna de Grecia y Anastasia de Rusia. En una semana, de ser la única voluntaria en la oficina, pasamos a ser un equipo de voluntarios. ¡Qué cambio de atmósfera!

El primer período otoñal, con su lentitud, espacios, tiempos de reflexión y frialdad tuvo su encanto. Sin embargo, la energía de la primavera y del verano, la gente y todas las cosas que hemos hecho juntos es algo incomparable.

Ahora, mi proyecto está terminando. El otoño está aquí de nuevo, y el olor a castañas inunda las calles de Barcelona. No puedo decir que esté triste. Empieza otra temporada, y cada temporada debe aparecer en nuestra vida y traer algo diferente. Estoy preparada para el otoño melancólico, y sé que la primavera y el verano aparecerán para producir y consumir toda nuestra energía de nuevo 😊 Estoy esperando llena de curiosidad por lo que hay a la vuelta de la esquina.

Iwona Wierzbanowska