La educación no formal en Alemania. Voluntariado en Westerkappeln

Hola, mi nombre Belén y trabajo como maestra desde hace dos años aproximadamente, una profesión que me apasiona. Debido a mi interés por conocer diferentes sistemas educativos en todo el mundo, me decidí por hacer un Proyecto de Voluntariado Europeo en un Ganztstagsrundschule (el equivalente a un centro abierto para niños de hasta 11 años), donde puedo trabajar con los / las maestros de la escuela de este municipio y apoyar las actividades extraescolares y eventos que organiza el centro durante el curso. eduación no formal.

Actualmente llevo ya seis meses y estoy muy satisfecha con todo lo que estoy aprendiendo y lo que puedo aportar sobre mi cultura, conocimientos o motivaciones. Realmente, me gustaría recomendar hacer este tipo de proyectos a todo el mundo que pueda y tenga curiosidad, ya que te ofrece muchas oportunidades para aprender, no sólo destrezas, sino también a desarrollar diferentes  habilidades: encontrar formas de resolver situaciones difíciles, integrarte en una nueva realidad o valorar todo este aprendizaje que se adquiere, el cual te acompañará para siempre.

En cuanto a las actividades que he realizado o en las que he participado, han sido numerosas y de muy diferentes: clases de deporte después de terminar la escuela, ayudar a los niños a hacer los deberes, clases de cocina oriental o danza.

Una de las actividades en las que más estoy disfrutando en este momento son unas sesiones semanales que se llevan a cabo en el mismo centro donde trabajo, Haus der Wespe, para incluir a los niños recién llegados al país de acogida, haciendo un intercambio de experiencias mutuo para conocer su realidad.

Recientemente, aproveché las fiestas de Carnaval con el fin de explicar cómo celebramos esta festividad en Cataluña y entender el origen de otras tradiciones en España. Durante ese día mostraron especialmente atención y quisieron conocer más sobre diferentes festividades, lo que dio lugar a crear una nueva serie de charlas semanales sobre celebraciones culturales de otros países dentro del mismo proyecto.

Además del trabajo diario en el centro, me fascina la cantidad de personas que estoy conociendo, todas diferentes e interesantes al mismo tiempo. Asimismo, he tenido la suerte de conocer historias sobre compañeros/as que han pasado por momentos difíciles en su país, con las que he aprendido a tener más conciencia global y, aunque no siempre sea posible, tomar acción ante todos los problemas. Creo que conocer a personas de diferentes partes del mundo ayuda a tener una mentalidad más abierta y crítica, y te permite saber cómo interactuar y acercarte a las personas.

Ahora me encuentro en el ecuador del proyecto y tengo la sensación de que esta experiencia se me está haciendo corta, por lo que quiero aprovechar el poco tiempo que me queda al máximo. En conclusión, ésta es una experiencia enriquecedora para reflexionar y aprender que, como he dicho antes, recomiendo a todo el mundo!

Belén – Participante en un Proyecto de Voluntariado Europeo en Alemania