Desentrañando los Desafíos Relacionados con el Desempleo Juvenil en Europa

Atenas es, quizás,  una de las ciudades más importantes de la Tierra históricamente y ha despertado mi interés durante mucho tiempo. Probablemente por eso tardé 20 segundos en aceptar la amable invitación de la FCV para unirse a la delegación catalana en el programa de formación ERASMUS+ sobre Promoción del Empleo Juvenil.

En mi primera media hora de atravesar la ciudad, pasé por las hermosas columnas jónicas que protegen la Academia de Atenas, caminé por un barrio anarquista y fui testigo de una vista despejada de la Acrópolis desde la azotea de nuestro hotel. No hace falta decir que estaba absolutamente abrumado y preparándome para lo que estaba por venir y que de ninguna manera me decepcionó.

La belleza del programa ERASMUS + radica en su capacidad para atraer a personas extremadamente diversas, de  diferentes orígenes que tal vez no tienen casi nada en común salvo su deseo de aprender y crecer, y esta actividad no fue una excepción. En la cena de inauguración bebimo Ouzo mientras nos deleitábamos no solo con la Moussaka, sino también con las historias de todas las personas reunidas allí desde lugares dispersos de todo el mundo, tema que se filtró en nuestras sesiones en los días siguientes. De Cali a Skopje y de Nápoles a Bombay, sesión tras sesión nos acercamos a nuestros colegas con intriga y aprendimos más acerca de ellos y sus culturas. Este flujo continuo probablemente no habría sido posible sin los maravillosos esfuerzos realizados por Inter Alia para organizar el programa. La calma de Nikos y la empatía de Boraka facilitaron una conversación significativa que nos permitió sentirnos realmente cómodos mientras nos catapultaba fuera de nuestra zona de confort.

Una de mis sesiones favoritas fue la reflexión al final de cada día, donde, dividimos en grupos pequeños, confrontamos de frente nuestro aprendizaje del día. Debo admitir que tuve la suerte de encontrar un grupo brillante para reflexionar mientras convertíamos alegremente estas sesiones de 30 minutos en conversaciones que a veces duraban más de 3 horas.

Después de los primeros días de autoexploración y conocimiento, comenzamos a profundizar en nuestro propósito de estar en Atenas: comprender mejor la situación actual del desempleo juvenil en Europa y diseñar campañas para luchar contra las causas fundamentales dentro de cada país. Trabajar con la delegación catalana fue un placer absoluto, ya que todos trajeron consigo su propio conjunto único de habilidades: Andrés con su arsenal inagotable de ideas, Elena con su experiencia de trabajo juvenil en Cataluña, Patricia con su buen ojo para los detalles y una perspectiva sin igual y a mí, un “estudiante de negocios” tratando de estructurar estos brillantes inputs y formularlos en un plan de acción. Eventualmente, diseñamos un marco que gira en torno a la necesidad de poder acceder a recursos para la mejora de la salud mental de las personas jóvenes, con el fin de ayudarlos a superar los miedos y obstáculos que se interponen entre ellos y sus carreras profesionales.

Considerándolo todo, si tuviera que describir mi experiencia en Atenas en una sola palabra, esta sería «vigorizante». Me desafiaron a diario, empujándome a un entorno que fomenta el crecimiento y el aprendizaje. La gente, el lugar, la cultura e, incluso, la comida los llevaré conmigo, en mi corazón, mientras me esfuerzo por crear un impacto positivo en mi sociedad, en Cataluña/España y en cualquier otro lugar al que pienso viajar de ahora en adelante.

Hriday