Como te sientes cuando haces realidad tus sueños

Ya es marzo, la primavera está en el aire, los días son más largos. Ya han pasado cuatro meses de mi proyecto CES en la Fundació Catalunya Voluntària. Para mí es el momento de hacer una pequeña valoración. Entonces, ¿cómo sienta estar en el extranjero, hacer un cambio de vida así?

Recuerdo la primera vez que hablé del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad (antes Servicio Voluntario Europeo). Fue hace más de 10 años, todavía estaba en la escuela secundaria, y en uno de los periódicos (sí, sí, impreso en papel), escribí una entrevista con una chica que regresaba de un proyecto SVE. La entrevista tuvo un impacto tan grande en mí y me sentí tan inspirada que busqué en Google el nombre del proyecto y busqué organizaciones que estuvieran trabajando en este campo en mi ciudad natal, Cracovia. Fue así como hice un primer contacto con gente internacional, voluntarios/as que venían a mi ciudad. Fui mentora y luego asistente de coordinación de proyectos. Realmente me encantó trabajar en este entorno y tenía una visión clara de que algún día también haría mi proyecto europeo.

Por muchas razones, no sucedió demasiado rápido, pero finalmente, después de más de 10 años, decidí «ahora o nunca». Participar en un proyecto CES, tener esta experiencia, fue una especie de retomar mi sueño no realizado. Tomé una decisión, a pesar de no estar 100% segura de si era el momento perfecto para ir. De si era el momento perfecto para dejar a mi familia, mis amigos, mi trabajo, mi perro… De si era el momento perfecto para romper con la rutina y ser valiente… Sin embargo, algo dentro de mí me dijo que debería irme.

Después de 4 meses de estar en Barcelona y ser voluntaria en la FCV, realmente puedo decirlo, seguro que fue una muy buena decisión. Optar por un voluntariado europeo es ayudar a determinadas personas y a una organización en sus tareas diarias. Depende de ti, de lo creativa y dedicada que quieras ser. Y en realidad puedes hacer mucho: como voluntario, realmente tienes la libertad de realizar diferentes proyectos que están cerca de tu corazón. Pero también hay algo más. El voluntariado te ayuda a extender las alas, aprendes algo todos los días, aunque sea inconscientemente. Aprendes independencia, aprendes lenguaje, compromiso, manejo del dinero. Aprendes a funcionar en un entorno diferente.

Finalmente, tienes la oportunidad de preguntarte: ¿qué vendrá después? ¿Quien quiero ser? ¿Cómo quiero involucrarme en la sociedad?

Creo que el voluntariado puede ayudarte a darte cuenta de que tienes el poder de cambiar tu entorno. Porque una vez que comienzas a hacer proyectos sociales o culturales y te das cuenta de que es posible, ¿cómo vas a renunciar en el futuro? Una vez que te conviertes en un ciudadano/a consciente, nunca renunciarás a este «poder» que de alguna manera se te otorgó. Y ese poder proviene del proyecto CES.

Deseo que este poder permanezca con todos los voluntarios/as y conmigo también. Espero tener una motivación constante para hacer algo no solo por mí, sino también por otras personas. Quiero ser sensible a los problemas de otras personas, animales y medio ambiente, aunque es muy fácil volverse indiferente. Y, por supuesto, no podemos salvar al mundo. Pero podemos salvar a personas individuales, vidas e historias. ¡Así que hagámoslo!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies