Buena armonía en Ankara

Merhaba! Soy Roque, tengo 27 años y soy de España. Llegué a Turquía, Ankara, una semana antes de que el Coronavirus comenzara a cambiar la vida del país, el 7 de marzo. La primera semana fue perfecta, conocí a mucha gente de diferentes países y mucha gente de Turquía. Hice mis primeras actividades como voluntario, como ayudar en un café con personas con discapacidades mentales, preparar comida para los refugiados, conversar, asistir a clases de turco…

Además, mi tiempo libre era abundante, jugar fútbol en la universidad (incluso hicimos una inscripción para un torneo que se canceló después), ir al gimnasio, al parque (Segmelier, lleno de jóvenes en todas partes con música, perros y cervezas), pasar tiempo con amigos tomando el sol, pasar el rato durante la noche, preparar la cena para más de 10 personas y reír mucho… En esta semana supe que habría sido increíblemente feliz aquí. Noté que los turcos son muy amables y mis compañeros de piso son increíbles, las actividades de voluntariado son significativas y ¡el país era barato!

Entonces, con mi dinero de bolsillo puedo tener una vida extremadamente cómoda. Puedo comer un «Çig köfte» y un «Ayran» por 0’70€ en la calle o un delicioso zumo de naranja natural por 0’50€, con 2€ puedo comer en casi todos los lugares de Ankara.

El gimnasio cuesta alrededor de 10€ al mes, la tarjeta SIM alrededor de 5€ al mes con 15 gb, metro (un muy buen metro) solo 0’50 céntimos. En España todos estos precios son el triple. Sobre el idioma, siendo muy diferente de los idiomas latinos, es fácil aprender algunas palabras para el día a día y la gente tiene la paciencia para entenderlo y ayudarte, aquí los angloparlantes suelen ser solo los jóvenes, sin embargo, en el piso nosotros hablamos inglés todos los días, así que lo estoy mejorando más aquí que en Irlanda, que está lleno de españoles, y como dije tenemos clases de turco, por lo que la comunicación no es un gran problema aquí.

Estoy muy agradecido con S&G (nuestra organización) y principalmente con nuestros coordinadores (Yacopo y Esmeralda) por gestionar toda esta experiencia de voluntariado tan buena para nosotros, no tengo un minuto para aburrirme y cada día es diferente.

Ahora es cierto que las cosas han cambiado mucho con este virus, pero incluso con este asunto todavía disfruto de mi vida en la que todavía estamos haciendo actividades en línea, reuniéndome con amigos, dando un largo paseo en esta gran ciudad (5, 5 millones de habitantes) con, en mi opinión, un clima agradable y la ciudad es hermosa con la nieve (pude ver 2 días de nieve abundante, fui al castillo de Ankara ese día, fue una experiencia hermosa) tal vez no es demasiado bello sin ella, pero aún tiene algo de magia, es una ciudad realmente cómoda para que la vida no esté abarrotada, con gente agradable, muy segura, barata, con muchos cafés, pubs, restaurantes, pubs… y con un ambiente de libertad de mente abierta (depende de los lugares, pero en general me siento tan libre como en Europa).

Ahora estoy tratando de expandir mi voluntariado, aquí, me gustaría sentir la ciudad nuevamente como esa primera semana, y por supuesto tener la oportunidad de viajar por todo el país con millones de cosas para ver.

Estoy seguro de que recomendaré esta ciudad, ya sea para un voluntario y para que experimenten y disfruten el hecho de conocer a mucha gente, hacer cosas juntos, bromear todo el día y conocer muchas perspectivas y formas diferentes de ver el mundo.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies