Better Start Coaching

Ansiedad, emociones, nervios, expectativas, dudas y no creer la noticia que acabas de recibir («eres uno de los participantes seleccionados para participar en este proyecto») es verdadera; son sólo meras sensaciones si se comparan con las que podrás experimentar a través de todo el proceso.

10 países, 20 participantes; por ser mi primer proyecto, muchas personas de muchos países diferentes. Al principio pensé que sería difícil sentirme parte del equipo de «BETTER START COACHING«.

El primer día, las primeras impresiones y la sorpresa de que era muy difícil discernir quién era de qué país. Al final, todos somos seres humanos, con grandes sueños, aspiraciones, voluntad de crecer tanto personalmente como profesionalmente, y más: tenemos hambre de mundo, conocer otras culturas, aprender de los demás y ayudarnos.

El primer día es sólo para encontrarse y presentar las actividades futuras, cómo va a funcionar todo y lo que ellos esperan de nosotros y lo que nosotros esperamos de ellos.

El día siguiente, después de las primeras lecciones… ¡la Noche Intercultural! Una manera estupenda de conocer cada país, sus danzas, sus formas de hacer las cosas, sus propios sentimientos por el país, el idioma, la música, la comida y… ¡las bebidas típicas también!

IMG_5095El curso “Better start coaching” fue planteado para enseñarnos métodos a través del coaching para ayudar a superar el desempleo juvenil. Aprendimos técnicas para apoyar a los jóvenes de diferentes maneras: a través de seminarios, conferencias, juegos, prácticas y actividades creativas donde nosotros mismos teníamos que desarrollar nuevos métodos para luchar contra algunas resistencias. Sin embargo, lo que es más sorprendente es que aprender a ser el coach de mí misma, no era el único conocimiento que estaba absorbiendo. Sin tener ni idea al principio, yo estaba cambiando también, era como llevar a cabo una “auto-terapia”.

Esta semana descubrí un yo interior que, sin esta gente maravillosa alrededor de mí, nunca habría conocido. Hice amistad con gente de otros países, éramos como hermanos, siempre juntos, entendiéndonos unos a otros con sólo una mirada (no eran necesarias las palabras). Sintiendo como si nos conociéramos desde hace más tiempo que algunos de los amigos que tengo en Barcelona. Nunca habría pensado que podría estar tan cómoda alrededor de  personas de otros países i culturas, y tener un grupo cercano de amigos de tres países diferentes.

Y… ¿sabes qué es lo mejor? ¡Es una amistad verdadera! Ya estamos planeando viajes juntos para el año que viene y ya tengo casa en varios países.

Aun siendo escéptica de lo que iba a aprender en las lecciones del programa, sólo puedo decir que no es posible describir lo mucho que he aprendido. Clases de educación no formales, que te tocan de muchas más maneras de las que pensabas posible, que te hacen pensar sobre lo que has aprendido, incluso dos semanas después de que haya terminado. Se aprende de tal manera que todo lo que has interiorizado se pega en tu mente para toda la vida; cada vez que se enfrenta una etapa particular en tu propio viaje y camino, todas las lecciones de coaching aprendidas pasan por tu mente antes de decidir qué hacer.

Hemos aprendido cómo hacer que la gente sea segura de sí misma y se sienta profesionales incluso jugando a juegos tontos. Nos enseñaron cómo aplicar la “active listening” y la forma de hacer las mejores preguntas posibles a través del juego “why-why”. Tenemos que aplicar a nosotros mismos lo que la madre de Einstein le preguntaba todos los días después de la escuela: «¿Qué preguntas inteligentes has hecho hoy?»

Mi primer viaje sola y puedo decir con seguridad «¡No es el último seguro!». Cuando viajas solo aprendes mucho sobre ti mismo: lo que te gusta, lo que no, hasta dónde estás dispuesto a llegar…

Me encontré a mí misma viajando con sólo dos personas más (mis mejores amigos en ese programa) uno de Estonia y uno de Macedonia, tomando un autobús de 3h de Bielsko-Biala a Cracovia, decidiendo caminar por la ciudad durante todo el día e incluso de no dormir para tomar un bus más tarde, ¡a las 4:30 de la madrugada del día siguiente! El autobús de regreso tenía el calentador roto y el autobús estaba helado. Sin embargo, ¡no cambiaría ni una sola parte de ese día! ¡Fue increíble! ¿Yo, una chica que siempre ha amado tener todas las comodidades alrededor;  que ahora ama tomar autobuses, hablar con los nativos, caminar a las 3 de la madrugada por un parque sin sentirse un extranjero, pero en casa … ¡Qué sorpresa increíble! No puedo esperar a formar parte de más aventuras como estas.

IMG_4744Animaría a cualquier persona a experimentar al menos una vez un proyecto Erasmus+. Digo al menos una vez, porque puedo poner la mano en el fuego que, una vez experimentado uno, rogarías y incluso estarías dispuesto a pagar lo que sea, sólo para inscribirte en otro.

No se trata sólo de viajar, se trata de crecimiento personal, descubriendo quien realmente tú eres, lo que amas y todas tus capacidades. Tú no eres más ni menos que los demás, estamos cada uno en nuestro propio camino haciendo todo lo posible; y estos proyectos te dan el coraje de tomar riesgos y ganar contra tus miedos, a creer en ti mismo, ser mejor que la persona que eras ayer. Este curso me ha enseñado que todos somos iguales, que los amigos son la familia que te construyes y que esto se puede extender por toda Europa a medida que Europa ha sido construida por personas dispuestas a ser una gran familia. Que todo trata de  ser abierto de mente, no juzgar, aprender a escuchar, entender y aprender de los demás. ¡Compartir es vivir! Y sólo compartiendo tu tiempo y viviendo con los demás puedes cambiar otras vidas, pero nunca tanto como  ellos habrán cambiado la tuya.

Tu inglés mejorará en sólo una semana, más de lo que haces en un año en España.

Llega un punto que las palabras no son suficientes para describir la experiencia, yo sólo pido que le des una oportunidad y, ¡qué te inscribas en una de estas experiencias!

¿Dónde estás? AQUÍ

¿Qué hora es? AHORA

¿Quién eres? ESTE MOMENTO

¡Abraza cada momento y las pequeñas bendiciones de la vida! ¡Vive tu vida al máximo! ¡Aprovecha de la gente que sabe más que tú y que quiere compartir sus conocimientos contigo!

Como te he dicho, participa en un proyecto y hazme saber en tu camino de vuelta a casa, ¡cómo te sientes!

Ahora, sintiendo nostalgia, esperando de ver a mis nuevos amigos este otoño en un país diferente… ¡Sólo quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible esta aventura! Nunca tendré suficientes palabras para expresar cuán halagada, agradecida y en deuda que me siento por ser parte de esta familia. Me gustaría hacer una mención especial a la Fundació Catalunya Voluntària por todo el apoyo durante el proceso, la ayuda y ¡la oportunidad!

Marta Trabal Gaspar